Está en:
  1. Santa Cruz
  2. Auroros de la Región de Murcia

Santa Cruz


 

Datos geográficos

Pedanía murciana situada a unos 8 kms de la capital en el sector Noreste de la huerta de Murcia, que cuenta con una superficie aproximada de 4,239 km2, formada por sedimentos arcillosos arrastrados y depositados por el río Segura desde la Era Cuaternaria y que se han visto continuamente rejuvenecidos debido a las innumerables riadas que a lo largo de los siglos ha sufrido este territorio.

Sus límites quedan enmarcados al Norte por las pedanías de Cobatillas y el Esparragal; al Este por El Raal y Alquerías; al Oeste por Llano de Brujas; y al Sur, con la anterior pedanía y con Los Ramos. Actualmente depende administrativamente de la ciudad de Murcia.

Climatología

Murcia, a 43 metros sobre el nivel del mar y a menos de 3 metros del nivel freático, es una de las zonas peninsulares más áridas.

El máximo valor pluviométrico tiene lugar en otoño seguido de primavera. El resto del año está  marcado por una absoluta aridez con lluvias muy débiles en agosto e inapreciables en julio. La precipitación media anual es de 289 m.m.

Pese a los 25ºC de media en el estación de verano y los cálidos inviernos entre 11ºC y 13ºC (con una media anual de 17,7ºC) y las más de 3.000 horas de sol, los valores de humedad relativa contenida en el aire son relativamente altos. La media anual alcanza el 57%, superándose el 65% durante las estaciones de otoño e invierno. A este valor habría que sumar los 12,2ºC de diferencia entre las temperaturas medias de las máximas y mínimas, configurando así los valores de las inversiones térmicas.

Habitantes: 1.900 /  Altitud: 42 mts. / Gentilicio: Santacruceños

 

Los orígenes

 

La tesis mas aceptada sobre los orígenes de Santa Cruz defiende que en este lugar existió un asentamiento de población morisca, la tribu o familia de “Benizá”, que se afincó en estas tierras a principios del s. XII, iniciando la adecuación de los terrenos para el cultivo y la apertura de acequias de riego, una de las cuales mantiene actualmente el nombre de dicha tribu. A finales del s. XIII, tras la conquista de Murcia por Alfonso X, se procedió al reparto de las tierras entre los nuevos conquistadores, y a tales efectos se contabilizó que la alquería de “Benizá” tenia una extensión de 730 tahullas, siendo tasadas por los repartidores en 206 alfabas. En documentos de la época se constata que el total de pobladores en la tercera partición era de 40, descendiendo a 36 en la cuarta. Así mismo y según investigaciones realizadas por Francisco Arnaldos, se construyó en el lugar una mezquita, propiedad de los Benizá, que el rey Sabio concedió al nuevo morador Guiralt Saurín.

 

Durante los s. XIV y XV se fueron sucediendo diferentes adjudicatarios sobre esta heredad, viéndose aumentada la actividad colonizadora y el proceso de desecación de los almarjales.

 

No existe constancia del momento en el que se adoptó el nuevo y actual nombre de “Santa Cruz”, si bien a finales del s. XVI aparecen en diversos documentos referencias a la heredad de Santa Cruz como propiedad de D. Rodrigo Vázquez , “señor de Santa Cruz de la Ribera y Canalizo”. Este enclave gozó desde época de los Reyes Católicos de una organización jurídica diferente a la de otros caseríos o lugares de huerta o de campo, por cuanto era catalogada, como señala Abelardo Merino, “de extraña jurisdicción, por ser de señorío constituido con poder suficiente para ejercerla”, al igual que “la Alberca, la Buznegra y Espinardo”.

A principios del s. XVII, según el mencionado historiador Francisco Arnaldos, la heredad de Santa Cruz, cuyo dueño seguía siendo D. Rodrigo Vázquez, estaba limitada por el río Segura y las tierras de Damián Garrigós, Alfonso Jaymes, Francisco Casquer, Juan Tacón, D. Luis Galtero y D. Lorenzo Riquelme. En el año 1.604 fallece el citado propietario y la heredad, valorada en 12.925 reales , pasó a formar parte del mayorazgo concedido como dote a su hija Francisca, casada con D. Luis Alemán de Balibrea. Los nuevos propietarios solicitaron al rey Felipe III la denominación de villa para la jurisdicción de Santa Cruz. Este mayorazgo se mantuvo en manos de la familia Vázquez Alemán de Balibrea durante muchos años (su escudo familiar de señores de Santa Cruz de la Ribera y Canalizo se podía contemplar hasta hace poco en un viejo caserón situado junto a la Ermita Vieja, tal como refiere el cronista D. Manuel Herrero Carcelén). A lo largo de esta centuria y debido a las innumerables inundaciones se realizaron diversas obras o “trenques” en las curvas del río para reforzarlas y evitar su rotura. Concretamente, a finales del citado siglo XVII, D. Payo Afán de Rivera dirigió una serie de obras destinadas a tal menester en el límite entre Santa Cruz y El Raal, por lo que el lugar es conocido tradicionalmente como “trenque de D. Payo”.

A partir del año 1.785, con motivo de la nueva división territorial de España realizada por el Conde de Floridablanca, Santa Cruz pasa a ser considerada villa de señorío secular con alcalde ordinario. En ésta época se inició la construcción del edificio conocido como “la fábrica del Catalán”, considerado por el Instituto del Patrimonio Histórico de Murcia como un ejemplo de construcción industrial de estilo neobarroco.

En 1821, durante el periodo conocido como Trienio Liberal (1.820-1.823), se erigió en ayuntamiento propio pero solo se mantuvo hasta el año 1.844, fecha en que según Pascual Madoz se suprimió “por su corto terreno y corto vecindario” (según este autor, Santa Cruz contaba en este periodo con tan solo 21 vecinos). En el mismo año en que se convierte en municipio se constituyó la Hermandad de Nuestra Sra. del Rosario, conocida como los “auroros de Santa Cruz”, que en el año 1.826 adquirieron una imagen de su titular que instalaron en la Ermita Vieja, templo que, según algunos autores, data del siglo XVI y que se sitúa junto al río en la denominada Vereda de la Cruz. En dicha ermita se ofrece un homenaje a la virgen, destacando “el encuentro” de diferentes Campanas de Auroros.

 

La pedanía ha tenido un enorme crecimiento poblacional a partir de la primera década de la actual centuria. Concretamente, de los 251 habitantes registrados en el censo de 1.920 se pasa a los 938 inscritos en 1.930. La importancia de la pedanía aumentará paralelamente al aumento poblacional, tanto desde el punto de vista administrativo como en lo eclesiástico. Prueba de ello fue la construcción a partir de 1.943 de su iglesia parroquial, culminada en el año 1.952. Dicho crecimiento se mantendrá en los años posteriores hasta alcanzar los 2.166 habitantes inscritos en el padrón municipal de 1.996, población que se distribuye entre los núcleos de Santa Cruz, San José Obrero y la huerta circundante.

El sector agrícola es el mas importante, siendo los cultivos de regadío, naranjo y limonero los que predominan habiendo descendido el cultivo tradicional de maíz, que ha sido sustituido por el cultivo de hortalizas (acelga, pepino, coliflor, col y repollo). A continuación le siguen en importancia la industria y los servicios. El transporte y exportación de frutas representa una actividad importante, habiéndose instalado algunos establecimientos industriales destinados a la madera, materiales para la construcción, tallares de reparación de maquinaria y chacinería.

* ( Informacion obtenida de la web del Ayuntamiento de Murcia. )

* ( GRIS MARTINEZ, J. (2002), <Los Auroros de Santa Cruz>, Edita la Hermandad de "Nuestra Señora del Rosario" de Santa Cruz (Murcia), 1ª Edición )

Subir

Monumentos y lugares para visitar

  • Ermita Vieja:

     

    La Ermita Vieja de Santa Cruz  se encuentra registrada con el número 30.503 del inventario de patrimonio arquitectónico de interés histórico artístico del Ministerio de Cultura elaborado en 1979. Define el estilo de la ermita de carácter popular-barroco. En sentido longitudinal (planta basilical) presenta una nave central más alta que las laterales. Al exterior emerge la estructura interna de la misma, rematada por una espadaña muy posterior. La fachada principal se organiza en tres huecos sobre paramento revocado: el de acceso, es adintelado; a los lados, dos óvalos; y uno superior, de medio punto un poco abocinado. Una moldura remata la línea de fachada. Asimismo, la fachada cuenta también con un curioso remate poligonal. La cubierta es a doble y una sola vertiente con teja de medio cañón. Tiene en la parte posterior unos volúmenes o exedras interesantes.  Las seis columnas* que soportan la bóveda central de la ermita comunican con las bóvedas laterales mediante dos pares de arcos rebajados. Las columnas son las únicas piezas de piedra natural existentes en la ermita, transmite al interior del templo un carácter propio. Según el criterio de especialistas en historia del arte las columnas en atención a su grosor tuvieron que pertenecer, en su origen, a un edificio de mayor envergadura. Las columnas están situadas en dos hileras de tres cada una, de estilo toscano, con fuste liso y éntasis formando botella. La base está formada por un paralepípedo liso de 20x60x60 cm, el fuste tiene 50 cm de diámetro, 157 cm de perímetro en su parte más ancha y 200 cm de alto; y el capital compuesto por un collarín en forma de junquillo, un equino y un ábaco, todo de unos 25 cm de altura y 55 de anchura.  El material empleado es una roca sedimentaria tipo arenisca calcárea oolítica, por su similitud cromática granométrica y compositiva, parece ser una roca extraída en las canteras de Mayayo, cerca de Torre Gil. Morfológicamente y por las proporciones de 2x8 módulos, hace pensar en la posibilidad de que sean columnas tardo-romanas reutilizadas, este particular no deja de ser una hipótesis y tendría que ser mejor documentado, pero no tendría nada de particular pensando en la proximidad de yacimientos catalogados.

    * ( datos obtenidos del informe de restauración de las columnas realizado por Antonio García Rico )

  • La construcción de la Ermita Vieja, según señala Francisco Arnaldos Martínez puede datar del siglo XVI en base a la existencia de columnas de estilo toscano. El conocido pago de Benizá en el que ya existía en la edad media una mezquita, pasa a denominarse Santa Cruz de la Ribera y Canalizo, cuyo dueño Rodrigo Vázquez Alemán-Balibrea, en los primeros meses de 1602, solicita del obispo el permiso para que en su ermita pueda celebrar misa el párroco de Alquerías, al menos, durante el tiempo de la seda, justificando su petición en el hecho de que "por el discurso del año y principalmente en el tiempo de la labrança de la seda se recoxe mucha gente los domingos y fiestas de guardar y que si les dixiesen misa vendría más". 

     Durante los primeros días de la pasada contienda civil de los años treinta tiene lugar en su entorno próximo un hecho realmente luctuoso: un grupo incontrolado de milicianos quema todas las imágenes existentes (un Cristo crucificado para los rosarios adquirido en 1826 por la Hermandad del Rosario en 70 reales de vellón, la Virgen de los Dolores, San Juan, los retablos, etc.). Sólo se salva una imagen de la Virgen del Rosario, comprada por la hermandad del Rosario en 1826, y que desde la construcción de la iglesia parroquial, en 1954, se encuentra allí depositada. En ese desgraciado momento la ermita es convertida en un improvisado almacén de abono. 

    La Ermita Vieja debido a su emplazamiento, falta de solidez del suelo y humedad dominante se encuentra, a principios de la años noventa, en muy mal estado de conservación. El nivel del suelo se encuentra por encima del pavimento unos 40 centímetros. El edificio queda en la actualidad a un nivel inferior al de los bancales inmediatos y de la carretera que enlaza con la vecina población de Alquerías, circunstancia ésta que le transfiere un gran aporte de humedad cuando se riega el huerto próximo o llueve con intensidad. Esto junto al deterioro de los elementos constructivos y al poco escrúpulo observado en distintas reparaciones efectuadas con anterioridad, afecta tanto a su solidez como a su estética.

     Subir

     

  • Pinturas murales del presbiterio y camarín de la Ermita Vieja* :


     

     

    Autor: Anónimo

    Datación:

    La cronología del conjunto data del siglo XVIII, en un claro estilo de pleno barroco y por un autor anónimo pero al tanto de novedades artísticas. Al igual cabe afirmar que se hizo sobre otras decoraciones pictóricas anteriores subyacentes, como lo demuestran varios estratos aparecidos, difíciles de precisar en cuanto a época y autoría por el reducido tamaño de los restos descubiertos que, en algunas zonas, evidencian hasta tres capas de pintura.

    Técnica:

    En cuanto a la técnica  se trata en ambos casos de pintura mural "al seco", esta es realizada sobre un enlucido ya seco, a diferencia de la pintura "al fresco" que se aplica sobre un enlucido húmedo. Los pigmentos utilizados son tierras coloreadas y la textura de las superficies pictóricas es media-gruesa en el muro del presbiterio incluyendo polvo de mármol en su mortero y fina en el camarín. El tipo de pintura es soluble al agua, por lo cual se trata seguramente de temples.

    Dimensiones:

    Presbiterio: Fragmentos visibles de los  ángeles 88x78 cm. lado izquierdo y 1,12 x 58 cm. lado derecho. 

    Camarín: Base octogonal de 2,58 x 2,60 cm.

    (las pinturas fueron de dimensiones superiores a las que actualmente vemos conservadas)

    Iconografía:

    Presbiterio: Dos ángeles portando insignias de la Pasión sobre un retablo fingido con perspectivas arquitectónicas de columnatas jónicas con sus entablamentos.

    Camarín: Haces florales enmarcados en molduras fingidas en los paños laterales y atributos pasionarios en la cúpula. 

El tema representado es de mayor complejidad de lo que puede sugerirnos la primera contemplación de las pinturas. Una escenografía que transforma la sencilla cabecera de la Ermita en un  ábside con deambulatorio lleno de alegorías. La utilización de columnas como motivo principal y su sucesión en número de siete en cada una de las hileras, simbolizan el acceso a lo Divino y la inmanente presencia del Espíritu Santo. Recordemos que las "siete columnas" es una imagen común durante el barroco para representar al Espíritu Santo y concretamente sus siete Virtudes o Dones. En este caso los ángeles, que por su situación custodian el acceso al camarín, posiblemente no porten elementos pasionales sino que aludan a la purificación y ascenso de las almas del Purgatorio gracias a la oración. La escalera es elemento de unión entre lo Terrenal y lo Sagrado; tal y como apareció en el Sueño de Jacob. El uso de grandes escenografías arquitectónicas corresponde más al barroco tardío italiano que al autóctono.

Comentarios:

En 1992 al efectuar unas obras de saneamiento del presbiterio, salen a la luz diversas pinturas situadas a distinto nivel, superpuestas unas sobre otras en sucesivas capas de yeso. Estas composiciones según estilo y técnicas tienen un marcado carácter popular y un gusto barroco, lo que sugiere que pueden estar datados a caballo de los siglos XVIII-XIX. 

En 1993 se acuerda la restauración de las pinturas del presbiterio y camarín por Victoria Santiago Godós, licenciada en Bellas Artes, en la especialidad de restauración de pintura.

Se aprecian al menos dos niveles de pintura inferiores al visible. Esto se observa fácilmente en las pérdidas de mortero de las partes bajas de ambas pinturas, que las dejan visibles.

 * ( datos obtenidos del informe de restauración de las pinturas realizada por Victoria Santiago Godós, licenciada en Bellas Artes, especialista en restauración de pintura ) .

  • Subir

  • Palacete de la Seda:

     

    Un edificio emblemático del Patrimonio Cultural de la Región de Murcia, conocido también como “la fábrica del Catalán”, considerado por el Instituto del Patrimonio Histórico de Murcia como un ejemplo de construcción industrial de estilo neobarroco, levantada a finales del siglo XVIII.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

  • Subir

  • Iglesia Parroquial del Santísimo Cristo de la Expiración:

     

    Construida entre 1940 y 1958, es el edificio mas alto de la pedanía. Conserva en su interior una bella talla de la Virgen del Rosario del siglo XIX murciano.

    Subir

  • La Virgen del Rosario *:

     

    La realización de la talla esta fechada en 1826 y su creación esta íntimamente ligada a la "Hermandad de Auroros de Ntra. Señora del Rosario de Sana Cruz" adscrita al convento de Santo Domingo de Murcia. De hecho en el libro de cuentas de la hermandad se cita que en mayo de 1826 “se construyó la imagen… y se colocó en la Ermita”, siendo su importe 30 pesos sencillos o 26 duros y medio que equivalían a 450 reales, con 360 reales más que valían las coronas de la Virgen y el Niño".

  • La efigie de la Virgen del Rosario que desde entonces centralizaría los actos y ritos religiosos promovidos por la Hermandad, ha tenido la fortuna de conservarse hasta hoy y responde a la iconografía habitual para las representaciones de esta advocación mariana. Pese a lo avanzado de su fecha de ejecución depende de las tipologías barrocas presentes en otras efigies del siglo XVIII, pues está en relación tanto con algunas imágenes napolitanas llegadas entonces a Murcia como con las diversas hechas por Francisco Salzillo, su taller y discípulos o seguidores en la misma centuria y aún después. Precisamente podría atribuirse por el año de realización y algunos rasgos artísticos a uno de tales continuadores de la estética salzillesca, que en el caso de esta imagen sólo es un recuerdo parcial. La figura mariana resulta en general más sólida, sumaria y menos grácil que lo puramente salzillesco, línea esta a la que se acerca más la del Niño y hasta la nube tratada en roleos concéntricos del todo frontales parece muy peculiar y próxima a las de algunas obras de este seguidor. La iconografía es común al representar a la Virgen con Jesús Niño sobre nubes, portando aquella triunfante un estandarte mariano y ambos sendos rosarios que trascienden a indudables instrumentos de oración al radicar en sus manos.

    Por diversas circunstancias históricas la talla ha sufrido dos restauraciones, una acaeció tras la guerra civil por un tal Manuel Hurtado, “escultor de Alquerías”, para remediar los daños sufridos por la humedad y los riegos cuando estuvo enterrada, y  otra mas reciente ha sido efectuada por el imaginero de los Ramos José Hernández Navarro.

    En cualquier caso es una obra importante pues a su interés artístico añade el de testimonio de la devoción de una colectividad huertana, que sigue viva en la actualidad emprendiendo junto a sus ritos piadosos y folcloristas tareas loables de recuperación del patrimonio legado por sus antepasados.

    * ( "La  Virgen del Rosario de Santa Cruz: Consideraciones histórico-artísticas". José Carlos Agüera Ros (1993). Departamento de Historia del Arte de la Universidad de Murcia ).

    Subir

  • Rincones de Huerta, caminos y casas rurales:

     

    Como restos de su pasado agrícola y rural aun quedan zonas de huerta dedicadas aun a la agricultura, mas en concreto a el cultivo de hortalizas , naranjos y limoneros, creando paisajes naturales de gran belleza. Debido a la especulación urbanística, al crecimiento de la cercana ciudad de Murcia, a la falta de criterio urbanístico racional que busque conservar en la medida de lo posible este bien, perdida de rentabilidad de los cultivos y la falta de protección de estos parajes naturales, esta huerta que dio un sentido de identidad y marco la forma de vida de muchas poblaciones murcianas esta en vías de desaparecer a corto plazo.

    También son dignas de visitar las edificaciones rurales de carácter popular que aun quedan por el pueblo, la mayoría de ellas construidas a principios del siglo XX y que reflejan el tipo de arquitectura de esta zona.

Subir

Fiestas

 

Distintas escenas de auroros

- Fiestas patronales en honor al Santísimo Cristo de la Expiración, en la primera quincena de Septiembre.

- Virgen del Rosario, Encuentro de auroros. En el mes de Octubre.

- Fiesta de la Candelaria. 1ª quincena de Febrero.

- Jueves Santo. Donde sale la Cofradía de Semana Santa con el Cristo de la Expiración en procesión por las calles del pueblo.

- Romería de la Virgen de la Torre. 1ª quincena de Septiembre.

Subir

Infraestructuras

 

La pedanía cuenta con las siguientes instalaciones publicas que dan servicio a sus habitantes:

- Alcaldía.

- Centro de la tercera edad.

- Centro de la mujer.

- Dos Centros medicos (Uno publico y otro privado).

- Colegio publico de primaría "Cristo de la Expiración".

- Una iglesia y una ermita dedicados al culto cristiano católico.

- Instalaciones deportivas ( pistas de tenis, baloncesto y un campo de fútbol ).

Subir

Asociaciones

 

Entre las asociaciones encontramos:

- Hermandad de Auroros Ntra. Sra. del Rosario de Santa Cruz.

- Escuela de música de Santa Cruz.

- Banda de Cornetas y Tambores Santísimo Cristo de la Expiración.

- Hermandad de Semana Santa del Cristo de la Expiración.

 

Subir

Bibliografía

 

Libros y documentos que hablan sobre esta pedanía murciana:

GRIS MARTÍNEZ, J., (2002). "Los Auroros de Santa Cruz". Edita la Hermandad de "Nuestra Señora del Rosario" de Santa Cruz (Murcia), 1ª Edición.

Subir

Galería fotográfica

 

He aquí una pequeña recopilación de imágenes de Santa Cruz:


 

© Auroros de Santa Cruz - MURCIA 2010 Telf: 968 81 29 01 · Email: secretaria@auroros.com